una tranquila y aburrida hacienda campirana.
altas cargas de éxtasis y sangre.
termina liberando las pulsiones del caos
del deseo a la frustración
un acto plenamente erótico
crisis del optimismo del mundo burgués
la construcción de un misticismo frustrado
un sensual demonio
dos pianos de cola