la revolución sexual tenía una fuga
antecedente al holocausto
la primavera del eros
basta que un hombre encadenado cierre sus ojos
auténtico espíritu revolucionario
desde la óptica de la mujer.